Empieza a limpiar tu vida


Que rico saber que en la vida tienes aquello que vale la pena, lo que si es prioridad, lo que te hace bien y te da para arriba. En lo personal, eso es tener una vida organizada, limpia y coherente para poder vivir en sintonía con tus principios.


¿Has sacado verdadero partido a las oportunidades que se te han ofrecido? ¿Tienes hábitos que están destruyendo tu salud y tu bienestar? ¿Estás asumiendo verdaderamente tus responsabilidades? ¿Has dicho a tus amigos y familiares lo que tenías que decirles? ¿Hay cosas que podrías hacer, que sabes que podrías hacer, que servirían para mejorar lo que te rodea?

¿Has limpiado tu vida?

Si la respuesta es no, aquí hay algo que puedes probar: deja de hacer las cosas que sabes que están mal. Empieza hoy mismo.



Te comparto 5 cosas que me han funcionado para tener una vida más limpia, llena de autenticidad y plenitud...


1. Valora tus circunstancias

Todos vivimos en una burbuja que nos tiene rodeado de circunstancias, herramientas, situaciones buenas/malas, oportunidades, trabas, de todo… Sin embargo, no todo lo que nos rodea es malo o nos trunca el camino, sino que mientras más lo veamos como gratitud para que podamos avanzar, más agradecidos estaremos con cualquier circunstancias que se nos presenta.


Cuando valoramos las circunstancias en la vida, aprendemos a vivirla sin frustración de manera más plena. Valorar lo que pasa qué pasa también es una manera de limpiar nuestra vida de todo lo que no queremos vivir.



2. Cultiva a la gente que aprecias

Según el estudio de Telefónica La principal fuente de bienestar y felicidad del ser humano es la calidad de sus relaciones y conexiones.


Se dice que somos el promedio de las 5 personas con las que más convivimos y frecuentamos.


Rodearte de gente que quieres es sanador, cura el alma y renueva la vida. Mucho se dice de que somos el promedio de las 5 personas con las que más nos juntamos, convivimos y más frecuentamos. No se si creer mucho en eso pero si considero que afecta o influye mucho en lo que hacemos, dejamos de hacer, hacia donde queremos ir y hacia donde no queremos ir.

Las personas que nos rodean todos los días influyen al 100% en nuestra vida. Es por eso que el cultivar buenas amistades que traen buena vibra y que además de eso, apreciamos, vale mil.



3. Asume tus responsabilidades

Aprende a decir que no y aprende cuando decir si. Esto nos va a ahorrar muchas cosas que no nos corresponden a nosotros, tanto pendientes, tasks o simplemente todo lo que pueden llegar a generar estas pequeñas cosas.

El definir nuestras prioridades y nuestras responsabilidades nos ayudan a limpiar y a hacer a un lado las cosas que no queremos hacer, no porque no queramos sino porque no nos corresponden y punto. A la par, mientras más vayamos aprendiendo a saber cuando decir no, también iremos quitando cierto sentimiento de culpa o verguenza al decir que no.



4. Agradece y no des nada por sentado

Cuando más conscientes somos de todo lo que tenemos a nuestro al rededor, más valoramos todo lo que antes dábamos por sentad. Ser agradecidos con lo que tenemos nos ayuda a traer más cosas a nuestra vida y a agradecerlas el triple.


Seamos agradecidos con todo lo que tenemos y con todas las personas que se nos ponen de frente todos los días. Según varios artículos y estudios, el ser agradecido nos hace vivir más felices.


5. Empieza hoy conscientemente

El mejor trabajo es el que uno empieza hoy empieza por lo más pequeño. Solo así se empieza, por un impulso.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo