Desbloquea el poder de las conexiones humanas

Your network is your networth

Un estudio realizado en 2018 por la Telefónica llamado “La importancia de las conexiones humanas” constata y resume en su totalidad que la principal fuente de bienestar y felicidad del ser humano es la calidad de sus relaciones y conexiones.


Este estudio revela entre sus principales conclusiones que para el 81% de habitantes en Europa las relaciones personales son fundamentales en su vida, y que su calidad de vida depende en gran medida de esa conexión, porque cubren un amplio rango de necesidades relacionadas con las dimensiones fisiológicas, psicológicas y sociales.


Es increíble como las conexiones y los vínculos humanos tienen el poder de potencializar la felicidad al máximo.


Te quiero compartir 4 maneras de desbloquear y potencializar las conexiones humanas.



1. Todos somos iguales


Todas las personas que vivimos en este mundo somos diferentes, somos únicas y, sin embargo, todas somos iguales porque tenemos los mismos derechos. Es decir, cuando vivimos aceptando esta realidad de que aunque tengamos diferencias, somos iguales, nos ayudará a fortalecer cualquier vínculo con aquel que nos rodea.


No tenemos el derecho de sentirnos más que el otro. Cuando reconocemos humanidad en las personas que nos rodean, se reconoce también un signo de igualdad que fortalece cualquier cosa que se comparta. Es decir, no hay ni existe razón alguna para despreciar, hacer menos o excluir a alguien. Se dice que cuando algo es real, no existe nada que ponga más arriba ni más abajo a alguien, porque cuando nos sentimos como iguales con el otro, la relación perdura y se fortalece.



2. Reconoce el potencial del otro


El potencial humano es la capacidad de crear, innovar y cumplir con sus objetivos personales. Es una cualidad individual y cada persona la desarrolla de acuerdo a su actitud y entusiasmo.


Todos tenemos un potencial único para aportar al mundo y a las personas.



3. Todos tenemos algo que aportar


Date cuenta de que en donde sea que estés parado, todo aquel que está a tu alrededor tiene algo valioso que aportar. ¡Y tú también!


Es muy fácil decir que tenemos algo que aportar, pero es diez veces más difícil saber que tienes para aportar, no te presiones. Lo difícil no es saber que tienes algo que aportar, sino saber el qué aportar; esa debe ser tu principal misión, pero sin frustrarte. Simplemente, empieza mirando a tu alrededor que hacen otros, la rueda ya está inventada y, créeme, todos la usan de forma similar.



4. Sé tu mismo


La autenticidad es atractiva a los ojos de los demás y esta nos hace querer conectar con el otro de manera sincera. Así que vive siendo tú mismo, ve contra corriente, no salgas buscando una personalidad que no encaja con la tuya. Te prometo que mientras más vivas siendo tú, más enriquecedoras serán tus relaciones.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo