Cinco cualidades de una persona con alta inteligencia emocional

Hablar de inteligencia emocional y no suscribir al Dr. Daniel Goleman es equivalente a no reconocer que el fútbol se inventó en Inglaterra, es por ello que para las cinco cualidades que posee una persona con una alta inteligencia emocional, nos basamos en el libro La inteligencia emocional del Dr. Goleman


"Tal vez no haya una habilidad psicológica más fundamental que resistir el impulso”. - Dr. Daniel Goleman

1. Conócete a ti.

Tienes que empezar por tener un conocimiento de ti mismo, es decir, darte cuenta de tus propios sentimientos en el mismo momento en que estos suceden. Las personas que tienen una mayor certeza de sus emociones tienen un conocimiento seguro de cuáles son sus sentimientos reales y suelen dirigir mejor sus vidas.


Estar consciente de ti mismo tiene que ver con ser presente con tus estados de ánimo y de los pensamientos que tienes sobre esos estados, lo que quiere decir que debes estar atento de esos estados sin reaccionar ante ellos y sin juzgarlos.


2. Lograr controlar las emociones.

Tener la capacidad de mantener bajo control a las emociones intensas es en sí la clave de nuestro bienestar emocional. Esto puede ser especialmente difícil de llevar a la práctica en nuestras relaciones más cercanas, ya que nuestras reacciones que tenemos en estas relaciones afectan a nuestras necesidades más profundas. Para lograrlo la principal herramienta es el arte de calmarse a sí mismo.


"Las emociones son sugerencias que nuestra neurobiología nos proporciona; no son mandamientos". - Mark Manson

3. La capacidad de motivarse uno mismo.

Es sentirse lo suficientemente capaz de encontrar la forma de alcanzar sus objetivos y de asegurarse que las cosas irán mejor cuando están atravesando una situación difícil. Hay que ser también lo bastante flexibles para encontrar formas diferentes de alcanzar los objetivos o de cambiarlos en el caso de que le resulten imposibles de alcanzar. Ser una persona que se motiva a su mismo es ser una persona con esperanza, lo que significa que uno no se rinde a la ansiedad, el derrotismo o la depresión cuando tropieza con dificultades y contratiempos.


4. El reconocimiento de las emociones ajenas.

Presta atención a las señales verbales y no verbales puede brindarte información valiosa sobre los sentimientos de quienes te rodean. Práctica enfocarse en los demás y caminar en sus zapatos, incluso si es solo por un momento. Sintonizarte con las emociones de otras personas puede ayudarte a recordarle que todos están lidiando con sus propios problemas.


La empatía es una gran parte de la inteligencia emocional, pero a veces no podemos empatizar con alguien, porque sus puntos de vista son muy diferentes a los nuestros. Acepta el hecho de que todos son diferentes y que alguien podría tener una opinión o punto de vista completamente diferente al tuyo, y eso está totalmente bien.


5. El control de las relaciones.

El arte de las relaciones sanas se basa, en buena medida, en la habilidad para relacionarnos adecuadamente con las emociones ajenas. Un consejo es aprender a aceptar las críticas y comprender el punto de vista de quien las hace, no te sientas herido o inseguro, pero consigue aprender de esa crítica y cambia tu comportamiento. También aprende a criticar a otros de manera constructiva, no impulsiva.


Estas son las cualidades que sobresalen a la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal. Las personas que sobresalen en este tipo de habilidades suelen tener éxito en todas las actividades vinculadas a la relación interpersonal.

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo